La “tozudez” de la comunidad de Las Pavas

En el retorno a sus tierras se juega la supervivencia misma de los desplazados en Colombia

    - Una pulseada de valor simbólico

    - Frente al retorno, todos deberán posicionarse

    - La tierra como clave para desbloquear el conflicto interno

    Sergio Ferrari*

    Algo más de cien familias decidieron recuperar este mes de marzo su tierra original que les pertenece desde hace varias generaciones. La pequeña comunidad campesina de Las Pavas de apenas 600 personas, en el municipio del Peñón, en el norteño departamento de Bolívar, protagoniza desde años la lucha cotidiana por la supervivencia. Junto al inminente retorno a Las Pavas se libra una pulseada emblemática para el movimiento social colombiano, de repercusiones internas e internacionales.

    “Ejercemos nuestro derecho fundamental de volver a nuestros predios de los que hemos sido despojados, tal y como nos faculta la constitución y la ley”, indica un reciente pronunciamiento de la Asociación de Campesinos (ASOCAB).

    Tras esta decisión, una interminable historia de despojos. Que se inicia en los años setenta cuando fueron expulsados por grandes latifundistas, quienes vendieron sus parcelas a Jesús Emilio Escobar, familiar de Pablo Escobar, uno de los barones de la droga colombiana.

    En 1997, Escobar dejó la propiedad y la comunidad regresó a sus parcelas para cultivar arroz, maíz, plátanos y otros productos esenciales. Seis años más tarde fueron grupos paramilitares quienes les expulsaron nuevamente. A partir del 2004, las familias fueron paulatinamente regresando a Las Pavas y en el 2006 oficializaron una demanda al Ministerio de Agricultura para que les reconociera sus derechos de propiedad. En ese momento reapareció Escobar que los desalojó nuevamente por la fuerza, destruyó sus cosechas y vendió el predio al Consorcio El Labrador. Grupo económico que se dedica en forma extensiva al cultivo de la palma, compuesto por las Empresas Aportes San Isidro S.A y Tequendama (Daabon Organic).

    Los campesinos, sin embargo, continuaron cultivando parte de sus parcelas, siendo desalojados en julio del 2009 por la policía, medida considerada ilegal por el mismo Ministerio de Agricultura.

    “No pretendemos invadir propiedad privada ni realizar actos violentos ni ilegales” enfatiza el manifiesto de la ASOCAB. Sus portavoces insisten en la profunda crisis humanitaria que padecen debido a la escasez de alimentos. Y responsabilizan de la crítica situación actual a las empresas palmeras, al Estado y a los grupos armados, “quienes niegan los largos años de nuestro trabajo en esos predios”.

    ¿“Bio” con desprecio social?

    La repercusión internacional del conflicto de Las Pavas llega directamente a Europa.

    Diversos importadores helvéticos que colaboran y reciben el sello de calidad “Bio Suisse”, compran el aceite de palma biológica, entre otras, a la Tequendama colombiana.

    Ante la presión de ONG y asociaciones que trabajan por Colombia, en diciembre del año pasado, el sello “Bio Suisse”, a través de un comunicado de prensa, buscaba resguardarse. “El Grupo Daabon puso fin al cultivo de palma de aceite en la región de Las Pavas”, indicaba. Afirmación sin embargo cuestionada por las ONG helvéticas.

    “Daabon Organic probablemente sigue formando parte del consorcio pero de manera encubierta”, enfatiza Stephan Suhner, responsable del Grupo de Trabajo Suiza-Colombia, que coordina la Plataforma de ONG suizas presentes en Colombia La misma reúne a una quincena de importantes asociaciones de desarrollo y de derechos humanos.

    “No solo su nombre aparece todavía en documentos oficiales sino que la empresa también ha sido acusada de presionar a los miembros de la comunidad de Las Pavas, con amenazas e intentos de corrupción” sostiene Suhner

    Conflicto emblemático

    Para Suhner, analista y experto en Colombia, Las Pavas, se convierte en un “caso emblemático de profundo valor simbólico y político”.

    “Permitirá evaluar como se posiciona el INCODER (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural), que es la entidad oficial que debe reglar el tema de las tierras”. Una delegación acaba de visitar Las Pavas en los primeros días de marzo para recibir la información directa.

    El nuevo Gobierno colombiano ha reconocido el derecho a la restitución de las tierras a las víctimas de la violencia. Diferentes fuentes contabilizan 4 millones de desplazados internos –en su mayoría campesinos- como resultante de varias décadas de guerra. Los portavoces oficiales prometen restituir anualmente tierras a 100 mil familias durante una década.

    “Las Pavas es un claro ejemplo de como la palma – el agro-negocio- se ha expandido y como los derechos campesinos y a la soberanía alimentaria han sido vulnerados. ¿Está el Presidente Santos dispuesto a corregirlo? ¿Es posible equilibrar los deseos de la agroindustria exportadora con las reivindicaciones de los campesinos y su demanda de reforma agraria?”, se interroga el portavoz del Grupo de Trabajo Suiza-Colombia.

    El conflicto de Las Pavas permitirá también “evaluar los márgenes reales de los campesinos para acelerar el ejercicio de esa recuperación, confrontados a las penurias de una crisis ambiental y alimentaria en crecimiento y con el trasfondo de años de sangrienta represión”, agrega.

    Además, el caso de Las Pavas, “puede ser significativo para medir como se posiciona el propio Gobierno suizo, a quien hemos venido informando sobre la situación de esa comunidad amenazada”.

    La tierra y el territorio son aspectos fundamentales para resolver la confrontación bélica en ese país sudamericano. El gobierno helvético apoya el programa SUIPPCOL de promoción de la paz en Colombia desde la base. “Y debería también apoyar la restitución de las tierras como clave esencial para la paz”, subraya.

    No menos significativo, “permitirá analizar en general la actitud de las empresas internacionales. Y en particular, la coherencia del comercio “bio”. Veremos en la práctica si tolera en su seno a empresas como Daabon que sin escrúpulo alguno defienden la tierra mal adquirida y se dedican también a la producción de agro-combustibles”, concluye Suhner.

    *Sergio Ferrari, colaboración de prensa E-CHANGER,

    ONG de cooperación solidaria presente en Colombia , miembro del programa SUIPPCOL

    download pdf

    Aktuell

    08.12.2016


    Spenden an die ask!

    Wir leisten unsere Arbeit für die kolumbianische Zivilgesellschaft mit viel Herzblut. Um unsere Kosten zu decken, sind wir auf Spenden angewiesen.

    Wir freuen uns entsprechend über eine Spende auf:
    PC-Konto 60-186321-2
    (
    IBAN CH33 0900 0000 6018 6321 2)

    26.10.2016

    Dezalé - Café de origen

    Foto: Christian Reichenbach

    Im Hochland von Inzá (Cauca) produzieren kleine Familienbetriebe in ökologisch wertvollen Mischkulturen ein sortenreinen Spezialitätenkaffee. "Dezalé - Café de origen". Dieser wird ohne Zwischenhandel, direkt und exklusiv an acht ausgewählte Röstereien in der Schweiz exportiert. Der stolze Bauer erhält dadurch ca. 150 -170 % des aktuellen Marktpreises. Fairer als Fairtrade! "Dezalé" wurde als Kooperative im Jahr 2001 von Hansruedi Auer-Lopéz gegründet. Heute sind 45 Familienbetriebe am sozialen Projekt beteiligt.

    Es sind 8 Röstereien in der Schweiz, die exklusiv den Dezalé-Kaffee rösten und verkaufen:

    www.diamantkaffee.ch

    www.hosennen-kaffee.ch

    www.kuengkaffee.ch

    www.kaffee-knubel.ch

    www.cafedumonde.ch

    www.lacolumbiana.ch

    www.spielhofkaffee.ch

    www.oetterlikaffee.ch

    Weitere Informationen direkt bei: dezalecafe@remove-this.yahoo.com